21 enero 2006

Visto en ...

El Confidencial (21 enero 2006):

El cóctel de apocalípsis que a diario nos sirve Eduardo Zaplana o el mismísimo Rajoy ya tiene su guinda en el pretendido ruido de sables provocado por Zapatero, que es “bobo” y de Valladolid. Por si teníamos poco, además de haber entrado al Congreso en un tren de cercanías, de caerle a Bush como un tiro, de quebrar la familia, de arruinar la educación de nuestros hijos y apartarles de Dios, de permitir que esos bárbaros inmigrantes nos invadan, de desmembrar la patria, de hincar la rodilla ante ETA, de expoliar los archivos públicos y entregar los papeles y la llave de la luz a ese oscuro Carod-Rovira, símbolo de la fenicia catalanidad, el Gobierno ha enervado a un espadón y a varios espadachines. Reconozcamos que, aunque el sol nos confunda, vivimos en las tinieblas. Y esto, que diría don Mariano, no pasa porque sí.

Hacen muy bien el PP y sus nobles comunicadores en alertarnos del caos en el que nos han sumido los socialistas porque, en general, los españoles somos muy despreocupados y nos vamos a comprar el pan como si nada. Este país no aprende. En medio de tantos peligros y zozobras, la gente sigue pidiendo hipotecas como churros, yendo a trabajar -porque cada día hay menos parados-, y llenando los restaurantes, tanto los que permiten fumar como los que no. Estamos al borde del abismo y la multitud mira extasiada la luna llena.

Las cosas, en efecto, no pasan porque sí. Además, joder, es que Zapatero va provocando, sobre todo cuando sonríe. (Sigue leyendo en El Confidencial)

Estadisticas de visitas

ecoestadistica.com